Poesía hasta el infinito y más allá #4 Rima XI

Otro viernes, otro poema, esta vez de Bécquer, y, aunque intento evitarlos, de amor. A mí los poemas de amor me parecen muy empalagosos, pero este me ha gustado por lo que refleja. 

XI
—Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión,
de ansia de goces mi alma está llena.
¿A mí me buscas?
                                        —No es a ti, no.
—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
puedo brindarte dichas sin fin.
Yo de ternura guardo un tesoro.
¿A mí me llamas?
                                        —No, no es a ti.
—Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible,
no puedo amarte.
                                      —¡Oh ven, ven tú!

Gustavo Adolfo Bécquer. Rimas y leyendas. 


Este poema es corto y fácil, perteneciente de la famosa obra "Rimas y leyendas". 
En su resumen, se representan a tres clases de muejeres. La primera, la irresistible y sensual; la segunda, la llamativa y tierna; y la última, inalcanzable, la el poeta quiere, pero no puede tener.

Aunque no me gusta que se pongan solo el tipo de mujer sensual y la tierna (como si fueran las únicas), me encanta la última estrofa, en la que Bécquer demuestra su devoción por la mujer que no puede tener, por la que no existe. SU ideal de mujer.


Claro que hay que pensar sobre este poema de manera subjetiva, ya que el escritor no pretende representar algo generalizado en la sociedad, sino sus sentimientos respecto a lo que no puede tener, en este caso, una mujer. Podemos decir que, o bien no existe, o dicha mujer está muerta.


¿Qué os parece a vosotros el poema? ¿Os ha gustado?

¡No olvidéis comentar!


Hija de Zeus


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada